La esperanza del mundo

Mateo 5:14: Ustedes son la luz del mundo, como una ciudad en lo alto de una colina que no puede esconderse.  Nadie enciende una lámpara y luego la pone debajo de una canasta. En cambio, la coloca en un lugar alto donde ilumina a todos los que están en la casa.

El Señor le encargo a sus discípulos que fuéramos la luz del mundo y en un mundo en donde la gente esta pérdida en tinieblas, la luz representa esperanza. La iglesia llegó luego en el libro de los Hechos de una manera impactante, para que los quebrantados fueran restaurados, para que los que sentían miedo pudieran sentir la paz que sólo Dios puede dar, para que los que se sintieran vacíos pudieran ser llenados, para que los que fueron heridos por el dolor pudieran sentir gozo.
Pero ¿Como podremos ser la esperanza del mundo si como iglesia nos apartamos del que esta en obscuridad?
Dios quiso que su iglesia fuera conocida por la aceptación y no por el rechazo. Lamentablemente a veces la iglesia del Señor es más conocida por todo lo que se opone y todas las personas que rechaza que por abrir sus puertas y aceptar a los que se ven diferentes a ellos. Jesús fue criticado muchas veces por los religiosos de su época porque comía con pecadores y compartía con las prostitutas, con los ladrones y cobradores de impuestos, con los leprosos, con todos los rechazados. ¿Y saben que él les contestó?
 
Lucas  5:31: Jesús les contestó: «La gente sana no necesita médico, los enfermos sí. No he venido a llamar a los que se creen justos, sino a los que saben que son pecadores y necesitan arrepentirse».
Si lo analizamos, sería algo ilógico que cuando sabemos que alguien tiene una enfermedad física le aconsejemos que vaya a un médico una vez se sienta mejor, pues de la misma forma seria ridículo pensar o decir que para que una persona se pueda acercar a Dios debe poner todos los aspectos de su vida en orden. Dios quiere que vengamos a El tal y como estamos, no importa cuan oscura o difícil sea nuestra situación, Jesucristo tiene sus brazos abiertos para recibirte.
Una de las emociones de Jesús que más se menciona en los evangelios es la compasión, y esto es algo increíble porque Jesús no tenía pecado, pero siempre estaba rodeado del pecado y de los pecadores. El pecado iba totalmente en contra del carácter de Jesús. Hubiera sido muy fácil para Jesús el arremeter contra todas esta personas y señalarlos por sus errores. Pero lo que vemos es que cuando Jesús miró las multitudes sintió compasión de ellos. Jesús en lugar de sentir desprecio por ellos, sintió amor por ellos.
Y fue precisamente ese amor sin medidas el que lo hizo venir a este mundo, a morir en la cruz del calvario, para salvarte a ti y a mi del pecado y de todas sus consecuencias. Yo no se si en algún momento de tu vida experimentaste el rechazo o fuiste lastimado en alguna manera en alguna iglesia, pero definitivamente te aseguro que Dios no tuvo nada que ver con eso. Dios te ama demasiado para lastimarte, Dios te acepta y te ama tal y como eres.
(Todos los derechos de autor pertenecen a José Rene Berrios e Inside Focus)  https://www.facebook.com/insidefocus   y Twitter: @jrberrios28

Copyright © 2012. All Rights Reserved.

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com