Alcanzando tus sueños

Anteriormente he escrito acerca del tema de la perseverancia, pero es un tema del que no me canso de hablar ya que es de suma importancia. El diccionario define Perseverancia como la actitud de ser firme en alcanzar un objetivo. No importa si tu objetivo es en el área laboral, educativa, personal, familiar o espiritual debemos aprender a ser perseverantes. Esto lo he aprendido a través de mis años de vida en diferentes áreas. Pero hoy te quiero hablar de mis más reciente experiencia.

Comencé mis estudios universitarios hace varios años, y por diferentes situaciones que vinieron a mi vida, me desanimé, me frustré y tome la mala decisión de abandonar mis estudios. Durante varios años me dediqué solo a trabajar, pero dentro de mi seguía latiendo ese deseo de completar mis estudios por 2 razones; quería progresar y ser un profesional y le había prometido a mi mamá que ya había fallecido que los terminaría.

Así que luego de varios años batallando con la decisión de cuando regresaba a estudiar, tome la decisión y retomé mis estudios. No fue un camino nada fácil, ahora tenía un trabajo a tiempo completo, responsabilidades económicas, personales y en la iglesia, planes de boda, luego me case y eran muchas más responsabilidades.

Definitivamente se levantaron muchos obstáculos, hubieron momentos en que me sentía agotado y si, hasta volví a sentir desánimo en algún momento, pero en esta ocasión no permití que ese desanimo me dominara. ¿Qué cambio? El deseo y el anhelo de perseverar hasta el final, hasta completar eso que estaba en mi corazón, el deseo de proveer un mañana mejor para mi esposa y en un futuro para mis hijos y el saber que el Señor estaba conmigo en todo momento. Puedo decir Gracias Señor por que por ti y el apoyo de mi esposa en el día de ayer me gradué de universidad.

¿Significa ese deseo antes no estaba presente? No, significa que ahora tenía esa fe y esa seguridad que estaba conmigo, que me decía: Pues yo sé los planes que tengo para ustedes —dice el SEÑOR—. Son planes para lo bueno y no para lo malo, para darles un futuro y una esperanza (Jeremías 29:11). Hoy más que nunca doy gracias a Dios por su amor para conmigo, por tantas bendiciones que me ha permitido recibir y vivir y esto es sólo el comienzo.

Mi consejo para ti hoy es que si Dios ha puesto un sueño en tu corazón y las situaciones de la vida te han hecho colocarlo en pausa, retoma ese sueño hoy. No permitas que las frustraciones y dificultades que satanás te ha puesto en el camino te detengan ni un segundo más. Tu eres sumamente valioso y valiosa para Dios, tanto así que envió a su hijo a morir a la cruz del calvario por amor a ti.

Así que acércate a Dios, si aún no lo has hecho, pídele primero que entre a tu corazón y sea el salvador de tu vida, luego expresale el deseo que tienes de cumplir tus sueños y que puedas ser de bendición para otros a través de ellos, por último y más importante confía que el estará contigo ayudándote a vencer cualquier obstáculo que quiera detenerte, Dios te bendiga.

Mateo 7: 7-8: Sigue pidiendo y recibirás lo que pides; sigue buscando y encontrarás; sigue llamando, y la puerta se te abrirá. 8 Pues todo el que pide, recibe; todo el que busca, encuentra; y a todo el que llama, se le abrirá la puerta.

(Todos los derechos de autor pertenecen a José Rene Berrios) Twitter: @jrberrios28

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com