El mejor padre del mundo

La palabra adopción significa “tener los derechos de un hijo”. Todo hijo adoptado tiene exactamente los mismo derechos que un hijo de sangre. Es más, si le llegaras a preguntar a algún padre adoptivo si sienten alguna diferencia en su amor o en su trato por su hijo/hija adoptado casi seguro la respuesta sera que no sienten diferencia, el amor y el trato es igual. La Biblia dice en Mateo 7: 11: Pues si ustedes, aun siendo malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡Cuánto más su Padre que está en el cielo dará cosas buenas a los que le pidan!

Cuando nosotros damos un paso de fe en nuestras vidas y decidimos servir a Dios y reconocerlo como nuestro salvador, como nuestro padre, pasamos a ser adoptados por El y a formar parte de su familia, desde ese momentos somos hijos de Dios. Una historia que relata esta experiencia lo es la del hijo prodigo. (Lucas 15:11-32). Este joven decidió pedir su parte de la herencia a su padre aún en vida le dio la espalda y tomó su propio rumbo, pero su vida dio un giro negativo y su vida la dedicó a gastar su dinero en placeres desenfrenados totalmente opuestos a los que su padre le enseñó.

Cuando gastó todo el dinero y se dio cuenta del gran error que cometió y que no tenía ni para comer decidió volver a la casa de su padre, pedir perdón y que se le permitiera ser considerado para ser un sirviente en su propia casa. Para su sorpresa su padre lo recibió lleno de alegría y de besos, pidió que se le trajera el mejor vestido y pusieran un anillo en su dedo devolviendole todos los derechos de ser su hijo. Precisamente eso es lo que Dios ha hecho con todos los que han decidido volver a El y pedirle perdón. ¿Pero como es Dios como padre?

  • Dios es un padre accesible: Gálatas 4:6-7: Ustedes ya son hijos. Dios ha enviado a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama: «¡Abba! ¡Padre!» Así que ya no eres esclavo sino hijo; y como eres hijo, Dios te ha hecho también heredero. La palabra abba es una palabra de cariño que expresa el amor y la ternura de un niño hacia su padre, es como si le dijéramos a Dios papi o papito. Si hay algo que quiero que se te quede grabado es que Dios no desea que lo veamos como un padre distante y desinteresado, sino como un padre amoroso y accesible en cualquier momento que lo necesites porque eres su hijo/hija.
  • Dios disciplina a sus hijos: Hebreos 12:5- Y ya han olvidado por completo las palabras de aliento que como a hijos se les dirige: Hijo mío, no tomes a la ligera la disciplina del Señor ni te desanimes cuando te reprenda, porque el Señor disciplina a los que ama, y azota a todo el que recibe como hijo.
    Creo que la mayoría de nosotros aunque cuando eramos niños muchas veces no podíamos entender porque nos disciplinaban, hoy día damos gracias que nuestros padres nos corrigieron en muchos momentos de nuestras vidas porque ahora que somos más maduros podemos entender que nos estaban cuidando. Pues cuando somos adoptados por Dios también hay ocasiones que tiene que disciplinarnos, no porque este enojado con nosotros, sino porque nos ama y quiere lo mejor para nosotros.
  • Sus promesas nunca se basan en tus sentimientos: 1 de Juan 5:7-11-12: Y el testimonio es éste: que Dios nos ha dado vida eterna, y esa vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios, no tiene la vida. De seguro vendrán momentos en tu vida cristiana en donde no sentiras la presencia de Dios. Es posible que hasta sientas que nunca estuvo contigo. Pero el versículo 11 no dice para que sientan la vida eterna, sino que dice que nos ha dado la vida eterna. Los sentimientos pueden cambiar de un momento al otro, pero las promesas de Dios nunca fallan, apoyate en ellas. Recuerda que una vez das entrada a Dios a tu vida estas perdonado, justificado y eres su hijo.(Todos los derechos de autor pertenecen a José Rene Berrios )

Copyright © 2012. All Rights Reserved.

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com