¿Cambiar o no cambiar?

Cambio, para muchos es hasta una palabra difícil de pronunciar. Esta simple palabra puede causar estrés, diferencias,  frustración, negación y muchas otras cosas más. Pero el cambio en si no es malo. Existen muchos cambios que son para bien, el soltero que desea casarse espera un cambio, la pareja que espera su primer hijo, luego cuando esperan que su hijo de los primeros pasos, el estudiante que está a punto de graduarse, el comienzo de un nuevo negocio, el buscar alcanzar nuestros sueños. Todos estos son cambios buenos, pero para algunas personas, el solo pensar que se enfrentaran con el cambio, a algo desconocido, los llena de temor y ponen resistencia.

Vivimos en un mundo donde el cambio es ley de vida, a diario vemos cambios en la economía, la moda, los medios de comunicación, la tecnología etc. Nosotros los seres humanos a veces nos acostumbramos a seguir unas rutinas, y luego de un tiempo no vemos como romperlas, por lo tanto a veces cerramos las puertas al cambio, aun sin tan siquiera investigar si los cambios nos traerán algún beneficio. Escuchamos el clásico comentario “esto siempre se ha hecho así”, tal vez siempre se ha hecho así, pero ¿habrá alguna mejor manera de hacerlo?

El cambio no es nada más que una transición. Todos necesitamos cambios en nuestra vida, ¿Se imaginan hacer algo de una sola manera por toda una vida? El pasado, aunque probablemente nos trajo cosas buenas, debe quedar ahí, en el pasado. Debemos estar dispuestos a abrazar los cambios, siempre y cuando sean para bien.

Eclesiastés 7:10 nos dice : Nunca preguntes por qué todo tiempo pasado fue mejor. No es de sabios hacer tales preguntas.

Todos tenemos áreas o cosas en nuestras vidas que deseamos cambiar, así que te invito en este momento a pensar por unos minutos ¿Qué cambios puedes adoptar en tu vida que te beneficiarán? Quizás deseas comenzar a estudiar o terminar los estudios que dejaste incompletos, o sabes que por motivos de salud y para sentirte mejor contigo mism@ necesitas perder unas libritas o unos kilos como dirían mis amig@s latinoamericanos. Es posible que necesites dejar a un lado un vicio como lo es el fumar o el beber descontroladamente.

Tal vez el cambio que te gustaría hacer es restaurar una relación con un amigo o un familiar que en algún momento se vió afectado por un disgusto o una diferencia. Sea cual sea el cambio que quisieras hacer te invito a considerarlo si sera de bien para tu vida.

El primer cambio que debemos adoptar en nuestra vida es que si aún no le has dado la oportunidad a Jesucristo como Salvador de tu vida, este es el momento. No debes esperar ni un segundo más. El permitirle a Jesús entrar a tu corazón es un cambio de muerte a vida. Sí alguno está en Cristo, nueva creación es; las cosas viejas pasaron, he aquí que han sido hechas nuevas.

Antes de terminar te invito a ver un corto vídeo que se encuentra al finalizar este párrafo que nos habla acerca de como podemos implementar cambios a nuestra vida, y aunque el vídeo no habla de los cambios espirituales si nos puede ayudar en cuanto a cambios en nuestros hábitos y cosas que siempre hemos querido hacer pero no nos hemos atrevido a hacerlas. El video tiene la opcion de subtitulos en español.

(Todos los derechos de autor pertenecen a José Rene Berrios e Inside Focus)

Cambio

You can leave a response, or trackback from your own site.
0 comments
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com