No te preocupes…

Si te tomas el tiempo de analizar como estamos viviendo nuestras vidas hoy día, te darás  cuenta de que casi todas las personas pasan casi las 24 horas corriendo de un lado a otro. La rutina diaria, no les da oportunidad ni para tomarse un respiro. Hay demasiadas cosas en nuestra agenda, la familia, los estudios, el trabajo, llevar los niños al cuido o la escuela, cocinar, hacer la compra, etc. Y si le sumamos a todo esto, las enfermedades, las visitas al médico, pagar las cuentas, de verdad  la manera en que vivimos es una cosa de locos.

No en valde estamos tan llenos de tensiones y de preocupaciones y las oficinas de los psicólogos, psiquiatras y consejeros no se vacían. Llega el momento en que nuestros cuerpos y nuestras mentes no pueden resistir más la presión y de una u otra manera el cuerpo la manifiesta, sea por medio de una dolencia física, una crisis emocional, la falta de tolerancia y lamentablemente la violencia.

Tristemente esas mismas tensiones y preocupaciones nos traen problemas en el empleo y problemas familiares, aun más triste causa divorcios, familias destruidas y un hogar falto de paz y más aún si están lejos de Dios.  Si vivimos la vida así de ajetreada, en una carrera sin sentarnos un momento a pensar y analizarnos, cuando caigamos en cuenta veremos que muchos años han pasado, que pasamos por la vida sin vivir muchas experiencias, que no aprovechamos nuestro tiempo, que nuestros hijos crecieron y dejaron de ser niños y no disfrutamos esa etapa, nos damos cuenta que realmente no vivíamos sino que solo existíamos.

¿Es esta la manera en que deseas vivir tu vida?

El mismo Señor Jesucristo sabía que esto le pasaría al ser humano y nos dió unas sabias palabras en Mateo 6:34: Así que no se preocupen por el mañana, porque el día de mañana traerá sus propias preocupaciones. Los problemas del día de hoy son suficientes por hoy.

¿Porque nos vamos a preocupar por algo que aún no ha ocurrido? No hemos terminado de vivir el día de hoy cuando ya nos preocupa que sucederá mañana, o que sucederá en un mes o hasta que sucederá en algunos años, lo peor es que muchas de las cosas que nos preocupaban que pasaran en algún momento futuro nunca sucedieron, así que nos preocupamos en vano.

Vive el día de hoy y hazlo a plenitud, disfruta cada momento, cada experiencia, cada vivencia que te regala el Señor.

Con esto que dije, no quiero que piensen que no debemos ser precavidos o planificar para el próximo día o el próximo año. Lo que quiero decir es que manejes el día de hoy, que aproveches cada minuto, cada experiencia, y si aparece un problema hoy, puedas enfrentarlo con valentía y determinación sabiendo y creyendo que Dios es más poderoso que cualquier problema o situación que puedas tener.

(todos lso derechos de autor pertenecen a José Rene Berrios e Inside Focus)

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com