Luz para el camino

Cuando eras niño/ niña, ¿Le tenías miedo a la oscuridad? Yo si, recuerdo el temor que sentía cuando había un apagón de luz y toda la casa quedaba en tinieblas. En mi mente de niño y muchas veces debido quizás a las películas que en algún momento había visto, hasta pensaba haber escuchado ruidos raros cerca de mi casa. Pensaba ¿Y si se me aparece el hombre lobo? o quizás dracula… cuantas cosas venían a mi mente, solo por el hecho que en medio de la oscuridad no veía a donde estaba ni hacia a donde me dirigía.

Mi mayor alivio era ver a mi papá llegar al rescate con una linterna en su mano que alumbraba lo suficiente para al menos ver en donde estaba parado. Luego ya de grande aprendí, que en medio de las situaciones de oscuridad que se me presentan en la vida, mi ayuda, mi luz viene de la palabra de Dios.

Salmo 119:105: Tu palabra es una lámpara que guía mis pies y una luz para mi camino.

La palabra de Dios es esa luz que tu y yo necesitamos para que nos ilumine en cualquier situación de la vida sin importar cual es tu necesidad. ¿Angustia, dolor, temor, inseguridad? En la palabra de Dios está tu respuesta. ¿Necesitas sabiduría, dirección, paz, amor, unión familiar, salvar tu matrimonio? También en la palabra de Dios esta tu respuesta. Este versículo nos deja saber que la palabra de Dios es esa linterna que necesitamos para ver en donde estamos pisando y el próximo lugar que pisaremos.

La luz de una linterna a veces nos da la luz necesaria solo para saber a donde damos el próximo paso. Y creo que a veces Dios sabe que lo mejor que puede hacer es solo dejarnos ver en donde daremos ese próximo paso, porque si nos muestra todo el camino de una vez podemos sentirnos que podemos seguir adelante sin El. Al proveernos solo la luz de ese próximo paso, nos damos cuenta que dependemos de su luz para dar ese próximo paso de manera segura.

Ahora, el versículo también menciona que la palabra de Dios es lumbre a nuestro camino, y una lumbrera es un resplandor, es algo que ilumina todo lo que tiene alrededor. ¿Sabes quién vio de cerca un resplandor? El apóstol Pablo cuando el mismo Jesucristo se le apareció en el camino a Damasco, ese resplandor cambio su vida para siempre y lo sacó de las tinieblas que vivía a la luz de vida que sólo Jesús puede proveer.

Y es que a veces necesitamos que la palabra de Dios resplandezca porque necesitamos ver todo lo que nos rodea. A veces no nos damos cuenta de que quizás nos hemos alejado un poco del camino, o que quizás hemos permitido que el ambiente cargado de negatividad a nuestro alrededor nos ha hecho daño y no vemos la luz al final del camino,o tan siquiera tenemos un poco de luz para poder encontrar el camino.

Termino recordándote que la palabra de Dios te ofrece la luz que necesitas para andar sin tropezar. No dejes que pase un día sin abrir la palabra de Dios para que te provea dirección y te de la sabiduría que necesitas.

( Derechos de autor pertenecen a José Rene Berrios)

Copyright © 2012. All Rights Reserved.

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com