Las pruebas

Es dificil visualizar a alguna persona que reciba algún tipo pruebas con alegría. Generalmente estamos acostumbrados a asociar lo que es una prueba con algo malo o al menos difícil, peros no necesariamente esto es cierto. Desde pequeños cuando comenzamos la escuela hasta que culminamos estudios en la universidad somos evaluados básicamente por medio de diferentes pruebas académicas que si no cumplimos con unos requisitos mínimos, no aprobamos la materia.

Cuando nos enfermamos, el medico nos envía a un laboratorio a hacernos pruebas medicas para tener un diagnostico de nuestra salud. En nuestros empleos luego de recibir un adiestramiento, somos probados para verificar si aprendimos la tarea designada. Así sucesivamente a través de nuestras vidas somos probados.

Pues asi mismo tambien a traves de nuestro caminar con Dios somos probados. Santiago 1: 4-4: Amados hermanos, cuando tengan que enfrentar pruebas, considérenlo como un tiempo para alegrarse mucho porque ustedes saben que, siempre que se pone a prueba la fe, la constancia tiene una oportunidad para desarrollarse. Así que dejen que crezca, pues una vez que su constancia se haya desarrollado plenamente, serán perfectos y completos, y no les faltará nada.

Aquí la palabra  griega prueba describe todo tipo de problemas que interrumpe la paz, comodidad, gozo y felicidad en la vida de una persona. En realidad significa someter alguien o algo a prueba con el proposito de descrubir la naturaleza verdadera de esa persona. Cuando Dios permite que llegue una prueba a nuestra vida no lo hace con el propósito de que fracasemos, al contrario, lo permite con el propósito de que nos hagamos más fuertes y que nuestra fe crezca.

Por medio de las pruebas nos podemos dar cuenta de como se encuentra nuestra fe. ¿Esta fuerte? ¿Esta débil?  Es realmente en medio de las pruebas que nos damos cuenta si de verdad confiamos en Dios y en sus promesas. ¿Significa la prueba que Dios no nos ama? No, al contrario, el mismo Jesucristo nos advirtió que tendríamos pruebas y situaciones difíciles, pero junto con esa advertencia nos dio una promesa; Juan 16:33: Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo.

El mismo Jesús el hijo de Dios atravesó diferentes pruebas y nos dejo saber que las pruebas llegarían, lo que hace la diferencia es que El estaría con nosotros en medio de las pruebas, el nunca nos dejara solos, en medio de la situación difícil, en medio de ese camino que no parece tener fin, el camina con nosotros. Así que mi amigos, no se rindan, no desmayen, cuando venga el tiempo difícil no dejen de confiar en Dios, El nos ama y jamas nos dejara solos.

Copyright © 2012. All Rights Reserved.

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com