El mentor

Una de las fallas más comunes en algunos lideres es el no preparar sucesores. Todos en algún momento, nos tocará el momento de tomar otros rumbos, cambiar nuestras responsabilidades o simplemente, nuestros días en la tierra finalizarán en algún momento. La palabra mentor tiene origen en la cultura griega. Podríamos definir mentor como una persona sabia que aconseja o guía a otros. De acuerdo con otra definición, el mentor no solo se dedica a dar instrucciones, sino que trabaja hombro con hombro con los integrantes de su equipo. Todos necesitamos de alguien que nos acompañe en la vida en el trabajo, escuela, universidad, ministerio, matrimonio y claro en el diario vivir.

El apóstol Pablo es un claro ejemplo de lo que significa ser un mentor.  1 Corintios 4:16: Pues, aunque tuvieran diez mil maestros que les enseñaran acerca de Cristo, tienen sólo un padre espiritual. Pues me convertí en su padre en Cristo Jesús cuando les prediqué la Buena Noticia. Así que les ruego que me imiten. Por esa razón les envié a Timoteo, mi fiel y amado hijo en el Señor. Él les recordará la manera en que sigo a Cristo Jesús, así como lo enseñó en todas las iglesias en todas partes.

La cultura griega le atribuía mucho valor a la edad y a la experiencia, mientras mayor fuera la persona, más respeto le ofrecían. Timoteo era un joven, según la cultura griega, el tenía que ganarse el respeto de ellos. Pero al Timoteo haber sido discípulo de Pablo desde su adolescencia, el si contaba con muchas experiencias, la suficiente para considerarlo maduro. Pablo lo envió en misiones especiales a Tesalónica, Macedonia y Corinto, esto demostraba que Pablo confiaba en Timoteo.

Tanto la abuela como la mamá de Timoteo lo instruyeron desde muy pequeño en el conocimiento de Dios y las escrituras. Pero el papel más importante en la vida del joven Timoteo luego de Dios, lo tuvo el Apóstol Pablo. El mismo Pablo deja saber en muchas ocasiones que lo amaba como si fuera su propio hijo.

Y por supuesto, no podemos dejar fuera al mejor mentor de todos los tiempos, Jesucristo. Jesús compartió toda su vida con sus discípulos, fue sincero, honesto y sobretodo, fue el maestro por excelencia. Con tan sólo 11 de sus discípulos logró cambiar la historia del mundo, y no hay un nombre más conocido hoy día, que el nombre de Jesús.  Se estima que de los 7 billones de personas en el mundo, alrededor de 5 billones han escuchado hablar de Jesús, y aunque aún quedan alrededor de 2 billones de personas sin oír de El, esto es una cifra asombrosa si nos damos cuenta que comenzó su ministerio con tan solo 12 discípulos. Así que te pregunto ¿Necesitas de un mentor? Te interesan los negocios, busca una persona confiable e integra y que haya pasado por las altas y bajas del mundo de los negocios para que te guie.

¿Quieres tener un matrimonio exitoso? Busca de una pareja que tenga muchos años de casados, personas que Dios sea el centro de su matrimonio, que también hayan experimentado las altas y bajas y las diferencias en el matrimonio y pregúntale si te puede aconsejar. ¿Quieres acercarte más a Dios y conocerlo ? Busca un mentor en una persona madura en el evangelio, que te guie por el camino correcto y que entre otras cosas te ayude a tener una relación personal con Jesucristo. Y de esa misma manera, lo podemos aplicar a distintas áreas de la vida.

Y si tu sientes que tienes la capacidad de ser un mentor en la vida de alguien, ¿Que estas esperando? Da tu el primer paso, acércate a personas que sabes que necesitan tu ayuda, vamos, te animo a que busques un discípulo, o mejor aún diseña un programa en el cual puedas ser el mentor de otras personas a través de tu vida. Sabes, juntos  y con la ayuda de Dios podemos lograr un mundo mejor.


Copyright © 2012. All Rights Reserved.

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com