A la batalla

¿Por qué Dios nos deja luchar? Esa pregunta solemos hacerla cuando estamos atravesando tiempos difíciles. La verdad es que, nadie le gusta atravesar por tiempos difíciles. Hay otra pregunta que también formulamos en esos momentos, ¿Por qué si Dios es tan amoroso permite que pasemos por tiempos difíciles? Los primero que quiero dejarte saber es que El entiende todas tus luchas.

Jesús el hijo de Dios, fue perseguido y probado en todo. Al igual que tú y yo, El tuvo grandes batallas. Pero El pudo vencer cada una de esas luchas, y lo hizo por amor a ti y a mí.

Pero te presento a alguien que también tuvo muchas luchas y con quien nos podemos identificar, fue perseguido y probado, este fracaso en muchas ocasiones, tuvo dudas y miedo, su nombre es Pedro. Este hombre aprendió de todas esas luchas, se levanto y fue restaurado por Jesucristo y fue el líder sobre el cual Jesús confió el liderato de su iglesia.

Pedro nos dice en su primera carta; 1 Pedro 4:12: Amados nos se sorprendan del fuego de prueba que ha venido, como si alguna cosa rara les sucediera.

Es inevitable, las luchas vendrán a nuestra vida, la biblia nos dice en Juan 16:33: Les he dicho todo lo anterior para que en mí tengan paz. Aquí en el mundo tendrán muchas pruebas y tristezas; pero anímense, porque yo he vencido al mundo.

No es la lucha en si lo que determina tu éxito o tu fracaso, no es lo que haces en la lucha lo que lo determina, sino lo que Dios está haciendo dentro de ti durante la lucha. ¿Hay alguna manera de evitar las luchas?

Puede que sí, pero aunque nos gustaría que las luchas fueran eliminadas, si eliminas la lucha, junto con ella eliminas el carácter, la madures y la profundidad que ellas traen, además que te podrías estarías alejando del plan de Dios para tu vida.

La lucha es una de las mejores universidades que nos brinda la vida para desarrollar nuestro carácter y nuestra fe. Provee lecciones que traen profundidad a nuestras vidas. Así que amigos y amigas, antes de pedir que las pruebas sean eliminadas de tu vida, piénsalo dos veces, y pregúntate que puedes aprender a través de esta lucha, que Dios está hablando a tu vida a través de ella y como una vez con la ayuda de Dios venzas esta prueba, puedes ayudar a otros atravesando la misma situación.

Por último te digo no desmayes, no te rindas. Cuando mas creas que estas por desfallecer es cuando Dios se hace más fuerte en tu vida. El jamás te abandonara, Hebreos 13:5 dice Nunca te dejare jamás te abandonare, así que amigo y amiga, esfuérzate y se valiente, no temas porque como dice la ya conocida reflexión “Huellas en la arena,” cuando veas un solo par de huellas en la arena es porque El te lleva en sus brazos, Dios te bendiga.

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com