Una carrera de relevo

Josué 1:7: Sé fuerte y muy valiente. Ten cuidado de obedecer todas las instrucciones que Moisés te dio. No te desvíes de ellas ni a la derecha ni a la izquierda. Entonces te irá bien en todo lo que hagas.

A Josué le  toco una encomienda sumamente difícil. Tenía que tratar de llenar las sandalias de quien hasta ese momento había sido el más grande líder que el pueblo de Israel había tenido. Dios le acababa de prometer que estaría con el, tal y como estuvo con Moisés, ¿Pero sería esa promesa suficiente para Josué? Y no me mal interpreten, les explico porque lo pregunto.

Moisés a través de su ministerio había tenido múltiples señales de que Dios estaba con él, la vara que se convertía en serpiente, la columna de    nube de día para protegerlos del sol y la nube de fuego de noche para protegerlos del frio y el maná que caía del cielo. ¿Pero cuál sería la señal de Josué?

Quizás tu al igual que Josué te ha tocado la difícil encomienda de llenar los zapatos de alguien, ya sea en tu trabajo, en tu familia o en un ministerio en la iglesia. Las dudas llenan tu mente, no estás seguro o segura, si tienes la capacidad de llenar esos zapatos. Esa ausencia puede ser a causa de muchas razones, un despido, renuncia o retiro en el trabajo, la pérdida de un familiar por una enfermedad, un matrimonio que lamentablemente termino, el retiro de una persona del ministerio u cualquier otra razón. Esta ausencia ha puesto una carga sobre tus hombros que nunca habías tenido, no estás seguro/segura de si lo puedes hacer.

Moisés había estado al frente de su pueblo por 40 años, en las buenas y malas, se suponía que el era el escogido para hacer entrar al pueblo a la tierra prometida. Pero de repente, ya no era así y esa visión fue entregada a Josué, el no lo había pedido, pero decidió aceptar el reto con valentía, no era fácil guiar a un pueblo de más de un millón de personas, pero la promesa que Dios le hizo, fue una señal más que suficiente para el guerrero Josué. Dios no le prometió una señal física, pero le ofreció algo aún más poderoso, la promesa de que estaría con él, el único requisito, que se esforzara y fuera valiente.

Josué recibió también 3 promesas de parte de Dios en el versículo 5: Durante todos los días de tu vida, nadie será capaz de enfrentarse a ti.  Así como estuve con Moisés, también estaré contigo; no te dejaré ni te abandonaré.

  1. Estaré contigo: ¿Que más necesitaba? Dios prometió estar con él, eso nos ofrece la seguridad que necesitamos. Sin la presencia de Dios en nuestras vidas, nada podemos hacer.
  2. No te dejaré: No solo estaría con el, sino que la presencia de Dios nunca lo abandonaría, no estaría solo. Si Dios está con nosotros, ¿Quien se nos puede enfrentar?
  3. No te abandonaré: Dios le reafirma a Josué que no lo olvidaría, Dios no desampara a sus hijos.

Sea cual sea el reto que Dios te ha puesto de frente, sigue adelante con valentía. ¿Sientes que Dios ha puesto algo en tu corazón para lo que te necesita ?! Esfuérzate y se valiente!

You can leave a response, or trackback from your own site.
2 comments
eelab43
eelab43

Le doy gracias a Dios por este blog, y por ungir tu mente con la capacidad de escribir para su gloria y impactar vidas como la mia. Una vez mas, Dios me habla e afirma su presencia en mi vida sobre las decisiones que estoy tomando en mi vida. Dios te bendiga.

Inside Focus
Inside Focus

Me alegra saber que Dios te hablo de manera especial en el día de hoy. Gracias a ti también por haber tomado de tu tiempo para leer lo que el señor me inspiro a escribir, Dios nunca nos deja solos y si el te pidió dar un paso adelante, hazlo con la confianza que como estuvo con Josué estará contigo. Estoy a la orden para lo que necesites y una vez más gracias por leer el blog y por tu comentario, Dios te bendiga mucho.

Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com