Ponte en forma 2

En el día de ayer estuvimos hablando acerca de como el estudiar la biblia nos llena de eso músculos espirituales. Hoy hablaremos de como la oración es como el ejercicio cardiovascular, nos llena de la energía y vitalidad que necesitamos. Uno de los ejercicios cardiovasculares mas utilizados lo es el  salir a correr, pero esto también es parte de un proceso.

Cuando estamos comenzando, no podemos pretender comenzar a corre, sino que debemos comenzar caminando poco a poco por varias razones. 1)Nuestro cuerpo no esta acostumbrado y 2)  Ni nuestros pulmones ni nuestro corazón aun tienen la resistencia necesaria para aguantar ese empuje. Pero si mantenemos aquí también una disciplina y somos consistentes, vemos como poco a poco podemos comenzar entonces a trotar y luego podemos comenzar a correr porque ya nuestro corazón y nuestros pulmones han ido adquiriendo el aire y las fuerzas necesaria para hacerlo.

Generalmente el beneficio que las personas más buscan al comenzar a correr es bajar de peso, bajar la presión arterial y bajar el famoso estrés. Si me permiten comparar esto con la oración en el sentido espiritual es similar de varias formas. Según no debemos comenzar corriendo sino que debemos caminar, la oración la podemos manejar mejor si comenzamos a hacerlo en un proceso gradual. A veces escuchamos a nuestros pastores, recursos invitados y otros lideres hacer unas oraciones que decimos ” wow” tratamos de hacerlo de manera similar, pero nos damos cuenta que a veces no encontramos las palabras y eso nos llena de frustración.

Saben, la oración es el arma más poderosa que como creyentes tenemos en nuestras manos. La oración no es otra cosas que hablar con nuestro padre celestial. Lo más curioso es que la oración no requiere el que usemos palabras complicadas y rebuscadas, no requiere que utilicemos palabras tipo versión de la biblia Reina Valera, no, solo requiere de un corazón sincero delante de Dios. Eso fue lo que sucedió cuando Dios escogió a David como rey de Israel, el miro el corazón y no la apariencia.

La oración es algo que según lo vamos practicando, nos sentimos más confiados y cómodos al hacerlo y vemos como sentimos el deseo de orar un poco más, y vemos como van viniendo a nuestro corazón mas motivos y necesidades por las cuales orar. La oración no requiere de que estés cierta cantidad de horas al día haciéndolo, pero si debemos dedicarle un tiempo de calidad y debemos hacerlo de manera sincera y no por obligación. Cada ves que oramos nuestra fe se va afirmando y a la vez crece . La oración nos la resistencia, la energía y vitalidad que necesitamos para seguir adelante a pesar de las circunstancias y al igual que el correr físicamente ayuda al corazón y lo fortalece, la oración quita cargas de nuestro corazón y lo hace más fuerte.

5:13:¿Alguno de ustedes está pasando por dificultades? Que ore. ¿Alguno está feliz? Que cante alabanzas. 14 ¿Alguno está enfermo? Que llame a los ancianos de la iglesia, para que vengan y que oren por él y lo unjan con aceite en el nombre del Señor. 15 Una oración ofrecida con fe, sanará al enfermo, y el Señor hará que se recupere; y si ha cometido pecados, será perdonado.

Copyright © 2012. All Rights Reserved.

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com