Comienza algo importante

¿A quien no le gusta sentarse a la orilla del mar a mirar el vaivén de las olas, escuchar el sonido del mar y mirar al horizonte

Es una experiencia relajante, inspiradora y nos ayuda olvidar el estrés y la rutina diaria. Hace un par de semanas tuve la experiencia de asistir a unas conferencias de liderazgo cristiano en Atlanta, Georgia que para mí fue el equivalente a esa experiencia sentado frente al mar. Mi tiempo allí fue uno sumamente agradable y motivador en el cual también pude compartir con un excelente grupo de amigos, que más que amigos son mis hermanos y hermanas.

Hubo un tema en especifico que me toco profundamente y fue acerca de un joven que estando de vacaciones en Argentina vio niños caminando descalzos por las calles, los vio en necesidad.  Este joven sintió que era su responsabilidad ayudarlos y decidió comenzar algo que valiera la pena por estos niños, decidió suplir una necesidad. Al igual que este joven, cada uno nosotros tiene alguien en necesidad cerca, es mas cada uno de nosotros conoce alguien en especifico que necesita algún tipo de ayuda. La pregunta es ¿Que podemos hacer?

Esa es una pregunta que merece que le busquemos una respuesta, quizás tu eres quien tiene la única respuesta a esa necesidad. Vivimos en un mundo donde lamentablemente nos hacemos los desatendidos cada día mas, nos hacemos los ciegos y los sordos mientras que hay alguien que necesita que los miremos, que los escuchemos. Saben, esta experiencia para mí fue una transformadora, no hay manera en que yo pueda volver a ser el mismo que era antes de la conferencia, tengo la necesidad de comenzar algo que valga la pena.

Si cada uno de nosotros tomara la decisión de comenzar algo que valga la pena, algo que cambie el destino de al menos una persona, nuestro mundo sería uno diferente.

La biblia nos dice en Santiago 2:14 -15 Amados hermanos, ¿de qué le sirve a uno decir que tiene fe si no lo demuestra con sus acciones? ¿Puede esa clase de fe salvar a alguien? Supónganse que ven a un hermano o una hermana que no tiene qué comer ni con qué vestirse y uno de ustedes le dice: «Adiós, que tengas un buen día; abrígate mucho y aliméntate bien», pero no le da ni alimento ni ropa. ¿Para qué le sirve? Como pueden ver, la fe por sola no es suficiente. A menos que produzca buenas acciones, está muerta y es inútil

Tener fe de que las cosas pueden cambiar no es suficiente. Hay un mundo entero allá afuera que está necesitado, nosotros, tú y yo podemos hacer una diferencia. La vida pasa rápido, no nos quedemos de brazos cruzados, comienza algo que valga la pena.

Copyright © 2011. All Rights Reserved.

Both comments and pings are currently closed.
Powered by WordPress
googled17ffe9d777f6a44.html www.hypersmash.com